Fr. Giovanny Pazmiño OP fue nombrado Obispo de la Diócesis de Ambato en Ecuador

 

El Papa Francisco nombró a Fr. Jorge Giovanny Pazmiño Abril OP, actual Prior Provincial de la Viceprovincia de “Santa Catalina de Siena” de Ecuador, Obispo de la Diócesis de Ambato.

 

Fr. Giovanny  nació el 3 de julio de 1965 en Baños, Provincia de Tungurahua. Empezó el noviciado con los Padres Dominicos en 1987, luego realizó los estudios de Filosofía y Teología en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

 

Hizo su primera profesión religiosa el 14 de septiembre de 1988 y el 30 de agosto de 1991 emitió la profesión solemne como Religioso Dominico. Fue ordenado Sacerdote el 16 de diciembre de 1995, en Quito. Entre 2007 y 2011 realizó estudios de postgrado en Roma, obteniendo la Licenciatura (Máster) en Teología Dogmática, en la Universidad de Santo Tomás.

COM_CONTENT_READ_MOREFr. Giovanny Pazmiño OP fue nombrado Obispo de la Diócesis de Ambato en Ecuador

Reconocen el martirio de Romero

Óscar Arnulfo Romero

Óscar Arnulfo Romero

El Colegio de los teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos confirmó con voto unánime el martirio “in odium fidei” del arzobispo asesinado mientras celebraba misa. Caen todas las objeciones y los pretextos doctrinales para su beatificación

 

9 de enero de 2015.- Romero es mártir. Fue asesinato “in odium fidei”. Lo repetía con voz débil en 2003 Juan Pablo II en noviembre de 2003, al recibir a los obispos de El Salvador en visita “ad limina”. Lo confirmó ayer con voto unánime el Congreso de teólogos de la Congregación para las causas de los Santos, reconociendo el martirio formal y material del arzobispo asesinado en el altar mientras celebraba misa el 24 de marzo de 1980. Lo reveló Stefania Falasca en el periódico italiano “Avvenire”, añadiendo que «ahora, según la práctica canónica, sólo faltan el juicio del Congreso de los obispos y de los cardenales y, finalmente, la aprobación del Papa para que concluya el recorrido que lo llevará dentro de poco a la beatificación».

 

Al recorrer todas las etapas del proceso, la autora del artículo subraya que el pronunciamiento sobre el martirio de Romero

«marca sin duda el culmen de una causa difícil». En la que las objeciones y los intentos por retrasar o entorpecer el camino del obispo mártir hacia la beatificación habían sido aderezados con argumentaciones teológicas y doctrinales. Por ello, el pronunciamiento de los teólogos que colaboran con el Dicasterio vaticano que se ocupa de las Causas de los Santos parece crucial.

 

El reconocimiento del martirio de Romero confirma definitivamente que el arzobispo salvadoreño fue asesinado “in odium fidei”. Lo que impulsó a sus agresores no fue la simple intención de cancelar a un enemigo político, sino el odio contra el amor por la justicia y contra la predilección por los pobres que Romero manifestaba como eco directo de su fe en Cristo y de su fidelidad al magisterio de la Iglesia. En el delirio sangriento que convulsionaba El Salvador durante esos años atroces, Romero fue el buen pastor dispuesto a ofrecer la vida para seguir la predilección por los pobres que es propia del Evangelio. La fe, reconocieron los teólogos del dicasterio vaticano, era la fuente de sus acciones, de las palabras que pronunciaba y de los gestos que llevaba a cabo en el contexto difícil en el que se vio obligado a operar y a vivir como arzobispo.

COM_CONTENT_READ_MOREReconocen el martirio de Romero

Francisco explica las 15 enfermedades de la Curia

.El Papa Francisco tuvo este lunes su encuentro anual con la Curia Vaticana para intercambiar las felicitaciones de Navidad y en su discurso advirtió que si bien “es hermoso pensar en la Curia Romana como en un pequeño modelo de la Iglesia”, esta también está expuesta a enfermedades que debilitan el servicio a Cristo.

En la Sala Clementina, Francisco dijo a los miembros de los dicasterios, tribunales, consejos, oficinas y comisiones, que es hermoso pensar en la Curia Romana como en un pequeño modelo de la Iglesia, “es decir como un cuerpo que intenta día tras día ser más vivo, más sano y armonioso y más unido entre sí y con Cristo”
 

 



 

COM_CONTENT_READ_MOREFrancisco explica las 15 enfermedades de la Curia

Luz verde de Roma a Práxedes Fernández, "la santa de Mieres"



El Papa Francisco acaba de autorizar la publicación del decreto de la Santa Sede en el que se reconocen la "virtudes heroicas" de la asturiana, Práxedes Fernández García, considerada desde su fallecimiento como "la santa de Mieres". La vaticana Congregación para las Causas de los Santos reconoce así que esta mujer, muy vinculada a los Dominicos de las Cuencas, vivió las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad en "grado heroico", lo que la convierte en "venerable", el paso previo a su subida a los altares mediante la beatificación, que la Santa Sede aprobará cuando se reconozca que un milagro por su intercesión.

Práxedes Fernández García nació el 21 de julio de 1886 en Puente la Luisa, en la población de Sueros de Seana, concejo de Mieres. Una placa en la parroquia de Seana recuerda la fecha de su bautismo. Era hija, hermana y madre de mineros, y, antes de casarse, quiso ingresar en la vida religiosa, meta que no alcanzó por la enfermedad de su padre. No obstante, fue catequista, directiva de las Hijas de María terciaria dominica (rama laica de los Dominicos). En 1914 se casó con Gabriel Fernández, electricista de Valdecuna. Tuvieron cuatro hijos y el último de ellos nació poco antes de que su padre falleciese en un accidente ferroviario. Práxedes Fernández comienza entonces a trabajar como empleada del hogar para varias familias.

Años más tarde, un tren arroyó la furgoneta que conducía su segundo hijo, que también falleció. Sin embargo, su hijo Enrique ingresó en la Orden de Predicadores y durante su formación como dominico recibió 47 cartas de su madre, unos documentos que han sido determinantes en el proceso de santidad. Tras la Revolución de 1934 se establece en Oviedo y es parroquiana de Santa María la Real de la Corte. Iniciada la guerra civil y el "cerco" de Oviedo, Práxedes Fernández sufre un ataque de apendicitis del que no pudo ser operada. A las seis y media de la tarde del 6 de octubre de 1936 murió.

Su fama de santidad se extendió rápidamente, incluso fuera de Asturias y de España. El número de publicaciones sobre su vida fue inmenso en aquellos años. Había sido lectora de Santa Teresa, había tenido experiencias místicas y se había sacrificado por las necesidades de cuantos acudían a ella. En 1953, Teodoro Labrador, arzobispo dominico de Foochow (China), celebró en la parroquia de San Juan Bautista de Mieres una misa en su memoria a la que asistieron dos millares de fieles. En 1957 se inició su causa de beatificación, que acaba de dar un paso crucial.

Los cristianos se movilizan contra la corrupción en España

m

LLAMAMIENTO CRISTIANO A LA HONRADEZ Y A LA ESPERANZA FRENTE A LA CORRUPCIÓN


Los representantes de las iglesias, comunidades e instituciones eclesiales que firmamos esta declaración en el Día Internacional contra la Corrupción queremos hacer un llamamiento en favor de la Esperanza, la Justicia y el Amor fraterno, a través del ejercicio de la transparencia y la regeneración de la vida pública, frente a la percepción de impunidad que campa en nuestra sociedad y la creciente pérdida de confianza en las relaciones sociales.

Somos conscientes del problema mundial en que se ha convertido la corrupción. Observamos escandalizados como día a día una minoría de entidades y personas alcanzan impunemente grandes riquezas y poder, gracias a prácticas ilícitas y corruptas que se unen a diversos delitos de narcotráfico, cohecho, malversación de fondos, evasión fiscal, tráfico de personas e influencias e incluso la muerte de inocentes...

Mientras tanto, el pueblo asume la mayoría de las cargas fiscales y económicas, sufre recortes en las políticas sociales y degradación de las condiciones laborales. Como consecuencia de lo anterior, aumenta escandalosamente la desigualdad, la pobreza, la exclusión social, los conflictos violentos, los suicidios... Todo ello se manifiesta en el deterioro de la convivencia y la cohesión social, así como la propia sostenibilidad del planeta.

No podemos guardar silencio o ser pasivos

¿Podemos quedarnos callados ante los más de 1.700 casos abiertos de corrupción en España y ante la percepción ciudadana de impunidad de los presuntos culpables?. La lentitud de la justicia incita al pueblo a seguir el ejemplo de los corruptos. Es necesario dotar al poder judicial de mayores recursos e independencia del poder político y de una Ley contra la Corrupción. Hay que crear organismos independientes del poder político que coordinen y controlen a las instituciones gubernamentales y las relaciones empresariales entre el sector público y el sector privado.

Sería suficiente seguir las indicaciones que desde Transparencia Internacional, la Camara Internacional de Comercio, el Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Centro Global de Lucha contra la Corrupción en la Infraestructura (GIACC), El Portal Anti Corrupción para los Negocios y otros muchos organismos ofrecen continuamente, pero que no encuentran suficiente acogida en el poder legislativo, político y judicial del Estado.

Aún hay tiempo para cambiar. Nuestra sociedad sigue manteniendo valores cristianos, éticos y morales que sostienen a la inmensa mayoría de la ciudadanía, especialmente a las familias. Los cuerpos de seguridad siguen desarrollando su labor de forma admirable, y hay una clara conciencia colectiva de que el sistema debe cambiar,
regenerando la vida política6 y la participación ciudadana, devolviéndole el sentido de "servicio" para el pueblo en vez de "servirse" de los votos del pueblo.


Nuestro compromiso cristiano

La corrupción es una tentación antigua y globalizada que lamentablemente también hemos de reconocer presente en nuestras iglesias. Como cristianos nos enfrentamos a ella desde la confianza en Dios, en el amor al prójimo y siguiendo los valores evangélicos que nos ayudan a vivir en justicia y armonía. Cristianos y cristianas de todo el mundo, sumados a gentes de buena voluntad, participan en campañas internacionales y declaraciones contra la corrupción por todo el planeta. Las campañas cristianas locales y las mundiales como "Al descubierto" demuestran que millones de personas luchan por vivir en armonía con la imagen del Reino de Dios y su Justicia, frente a la falta de voluntad política y la crisis de valores.

Nos comprometemos a vivir y anunciar el Evangelio11, desde la coherencia, vigilando continuamente nuestras prácticas y estructuras, solicitando de Dios Padre la humildad, la sabiduría del discernimiento, el valor de la autocrítica y la corrección fraterna y llevando los valores cristianos a la sociedad y a la política. Esos valores son los principios culturales de Europa, buscan el Bien Común y son la clave para conseguir una sociedad más equitativa y responsable, como corresponde al plan de Dios sobre la humanidad.

Unidos para regenerar la vida pública.

Convocamos a todos los partidos políticos a recuperar la cultura del diálogo y de la colaboración, para caminar hacia donde nuestro país realmente necesita y no hacia donde quieren los mercados o los lobbies empresariales y financieros. Debemos derrocar la tentación del "dinero" y recuperar el orden de las ideas, situando al frente los Derechos Humanos y la sostenibilidad de la Creación. Solicitamos cambios legislativos que permitan la independencia real entre los tres poderes del Estado y el nombramiento de sus cargos, cambios que favorezcan la participación ciudadana en la toma de decisiones importantes para el país, regenerando la salud democrática.

Pedimos que se promueva la educación en los valores éticos propios de nuestra riqueza y diversidad cultural, así como de la filosofía, para dotar a los jóvenes de pensamiento crítico y espiritual. Para sembrar la esperanza y que el cambio sea posible y sostenible desde la convivencia cívica y la honradez.

Pedimos la colaboración de toda la ciudadanía, para no seguir el ejemplo de los corruptos y seguir el camino que conduce a la vida y no a la muerte12. Hay que sanar el tejido social desde el asociacionismo, la ciudadanía activa y participativa. Es urgente promover una ciudadanía justa y formada que sepa pedir responsabilidades y no se conforme con seguir al partido de siempre.

¡No abandonemos nunca nuestros valores y caminemos siempre por el sendero de la verdad y la vida en nuestra peregrinación hacia Dios.!

 

El Papa a la vida consagrada de hoy

Sin la oración, el vino se vuelve vinagre»

Ciudad del Vaticano, 27 de noviembre 2014 (VIS).-La Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica ha celebrado su asamblea plenaria reflexionando sobre la actualidad de la vida consagrada en la Iglesia, cincuenta años después de los documentos conciliares ''Lumen gentium'' y ''Perfectae caritatis''. El tema elegido era ''Vino nuevo en odres nuevos'' y el Papa Francisco, recibiendo esta mañana a ochenta de sus participantes, ha basado su discurso en los múltiples significados de esa frase.

 

''En la parcela de la viña del Señor representada por los que han elegido imitar a Cristo más de cerca mediante la profesión de los consejos evangélicos,ha madurado la uva nueva uva y se ha exprimido el vino nuevo - observó el Pontífice- En estos días os habéis propuesto discernir la calidad y el sabor del "vino nuevo" cosechado en la larga temporada de la renovación, y al mismo tiempo evaluar si los odres que lo contienen, representados por las formas institucionales presentes hoy en día en la vida consagrada, son adecuados para contener este "vino nuevo" y favorecer su plena madurez. Como os he recordado otras veces no debemos tener miedo de dejar los "odres viejos": es decir, de renovar los hábitos y las estructuras que, en la vida de la Iglesia y, por tanto, también en la vida consagrada ya no responden a lo que Dios nos pide hoy para que su Reino avance en el mundo: las estructuras que nos dan falsa protección y condicionan el dinamismo de la caridad y los hábitos que nos alejan del rebaño al que hemos sido enviados y nos impiden escuchar el grito de los que esperan la Buena Nueva de Jesucristo''.

''No os escondéis -prosiguió- los puntos débiles que puede tener la vida consagrada en nuestros días como la resistencia de algunos sectores al cambio, la menor fuerza de atracción, el importante número de abandonos, la fragilidad de algunas rutas de formación, el afán por las tareas institucionales y ministeriales a expensas de la vida espiritual, la difícil integración de la diversidad cultural y generacional, el problemático equilibrio en el ejercicio de la autoridad y en el uso de bienes.. Me preocupa también la pobreza... San Ignacio decía que la pobreza es la madre y también el muro de la vida consagrada. Y es madre también porque da vida y como muro protege de la mundanidad. Seguís queriendo escuchar las señales del Espíritu que abre nuevos horizontes y empuja a nuevos caminos, siempre partiendo de la regla suprema del Evangelio e inspirados por la audacia creativa de vuestros fundadores y fundadoras''.

El Papa enumeró después los criterios de orientación a seguir en la ''ardua tarea de evaluar el vino nuevo y comprobar la calidad de los odres'', citando entre ellos, la originalidad evangélica de las opciones, la fidelidad carismática, la primacía del servicio, la atención a los más pequeños y frágiles y el respeto por la dignidad de cada persona.

Antes de finalizar, animó a los presentes a seguir trabajando con generosidad e ingenio en la viña del Señor, ''para cosechar el vino bueno que revitaliza la vida de la Iglesia y alegra los corazones de tantos hermanos y hermanas necesitados de vuestra atención'' y subrayó que ''tampoco la sustitución de los odres viejos por los nuevos no es automática sino que requiere el compromiso y la capacidad para proporcionar el espacio idóneo para acoger y hacer fructificar los dones con que el Espíritu sigue embelleciendo a la Iglesia su esposa''. ''No os olvidéis -concluyó- de proseguir el camino de renovación iniciado y ,en gran medida, realizado en los últimos cincuenta años, examinado toda novedad a la luz de la Palabra de Dios y escuchando las necesidades de la Iglesia y del mundo contemporáneo y utilizando todos los medios que la Iglesia pone a vuestra disposición para avanzar en el camino de vuestra santidad personal y comunitaria. Y entre estos medios el más importante es la oración...Decid a los nuevos miembros, por favor, que rezar no es perder tiempo, que adorar a Dios y alabarlo no es perder tiempo. Si nosotros, los consagrados, no nos detenemos cada día ante Dios en la gratuidad de la oración, el vino se volverá vinagre''